Un equipo que conoce la región y busca soluciones prácticas: el séquito de Harris en México y Guatemala

Un equipo que conoce la región y busca soluciones prácticas: el séquito de Harris en México y Guatemala

Joe Biden sabe por experiencia propia que resolver una crisis de inmigración no es fácil. En 2014, Barack Obama le encomendó la misión de buscar respuestas a la llegada de decenas de miles de niños y adolescentes centroamericanos a su frontera sur. Le démocrate s’est rendu dans la région d’origine des mineurs à la recherche de coopération, a posé en souriant avec les dirigeants du Honduras, du Guatemala et du Salvador et a négocié une loi bipartite au Congrès qui a accru les investissements dans la región. Pero siete años después, se dio cuenta de que esos esfuerzos habían sido de poca utilidad. Tan pronto como llegó a la Casa Blanca, le esperaba un desafío similar y aún mayor.

Para afrontar la primera gran crisis de su gobierno, que ha recuperado una frontera sur desbordada de familias centroamericanas, Biden repite la fórmula de enviar a su vicepresidenta, Kamala Harris, pero no quiere repetir los errores. Para ello, contó con un equipo de expertos que, según quienes los conocieron, tienen dos cosas en común: un conocimiento profundo de la región y la voluntad de buscar soluciones prácticas a un problema muy complejo y desde hace mucho tiempo. . , hasta ahora nadie ha logrado resolverlo. «No tenemos tiempo para eludir las preocupaciones que tenemos», dijo Harris el lunes en conferencia de prensa con el presidente Alejandro Giammattei, cuando se le preguntó sobre la lucha contra la corrupción, un aspecto del que su administración quiere depender de la ayuda a la región.

Más noticias

“Esta administración tiene gente que conoce la región de adentro hacia afuera. El embajador [de EEUU en Guatemala] él nos dijo. No debemos perder el tiempo contando la historia, sino atacando los puntos estratégicos ”, dice Carmen Rosa de León, directora de la ONG Instituto de Enseñanza Sostenible, quien se reunió tanto con Harris como con el enviado del presidente. Joe Biden en Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga y quien participó este lunes en otra reunión con la delegación estadounidense en la ciudad de Guatemala. «Creo que el problema es cómo buscar alternativas, porque seguir haciendo lo que se ha hecho hasta ahora no ha funcionado y hay que buscar nuevas formas».

Él define a Kamala Harris como «muy práctica y empática» y preocupada por saber qué ha funcionado y qué no ha funcionado hasta ahora y con quién trabajar para no repetir errores. “Son reuniones muy operativas, que te llevan a un enfoque más práctico y pragmático y eso es importante”, agrega De León. «Hablar con ella fue enriquecedor y maravilloso», dijo Gloria Porras, magistrada electa de la Corte Constitucional de Guatemala, quien no pudo asumir el cargo en abril debido a una inhabilitación del Congreso y quien declaró haber sido víctima de la política persecucion. . El abogado asistió a una reunión en Washington el mes pasado con el vicepresidente y otros operadores judiciales guatemaltecos que han tenido que exiliarse. “La conversación fue muy fluida y transcurrimos en el tiempo porque fue muy agradable, pero al mismo tiempo también muy enfocados en encontrar soluciones para la migración y todos los temas colaterales relacionados con la migración en Centroamérica”.

Harris no está solo en esta misión. Aquí están los miembros del equipo que lo acompañó en su viaje por México y Guatemala:

Ricardo Zúñiga

El Enviado Especial para el «Triángulo Norte» Centroamericano de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental es un diplomático de carrera nacido en Tegucigalpa (Honduras) hace 52 años, hijo de un funcionario de la Embajada de Estados Unidos y un agregado militar hondureño. Definido como «afable, conocedor de la región y sensible a la crisis de derechos humanos», Ricardo Zúñiga ha sido el principal responsable de allanar el camino a Harris en Centroamérica, donde se ha reunido en varias ocasiones con varios miembros de gobiernos. de Guatemala y El Salvador y ha apoyado públicamente a organizaciones de la sociedad civil, miembros de destacados órganos judiciales en su lucha contra la corrupción y la prensa independiente en esos países. «No estamos tratando de imponer un modelo estadounidense. Estamos ayudando a nuestros socios», dijo en abril luego de una gira regional, declaraciones que dan fe de que conoce los fantasmas que existen en América Latina con el rol de Estados Unidos.

Durante este viaje, Zúñiga sufrió la indignación del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, quien no lo recibió como lo solicitó la delegación estadounidense. «Los presidentes tienen su agenda y su trabajo que hacer y no le doy mucha importancia», dijo el entonces diplomático, desahogando el tema. Un mes después, a principios de mayo, tuvo lugar la reunión. Esto fue después del juicio político a la Sala Constitucional y al Fiscal General por parte de la Asamblea Nacional controlada por el partido de Bukele, que Estados Unidos criticó ampliamente. «Para las voces que aún nos piden retroceder en el tiempo, con mucho respeto y cariño, los cambios que estamos haciendo son IRREVERSIBLES», escribió el mandatario salvadoreño en su cuenta de Twitter en ese momento, aludiendo a las críticas recibidas.

Ricardo Zúñiga en rueda de prensa que dio el 7 de abril en San Salvador.JOSÉ CABEZAS / Reuters

El único país que Zúñiga aún no ha visitado es el suyo, Honduras, aunque ha sido la principal fuente de migrantes indocumentados a Estados Unidos en los últimos tiempos. Aunque el diplomático ha tenido reuniones virtuales con algunos miembros del gobierno de ese país, no sorprende que Washington prefiera mantenerse alejado de Tegucigalpa luego de que el presidente Juan Orlando Hernández fuera acusado por un fiscal neoyorquino de cooperar con un cartel para enviar cocaína. En los Estados Unidos

Antes de unirse a la misión para detener la migración de centroamericanos, Zúñiga formó parte del equipo que hizo posible el deshielo entre Estados Unidos y Cuba y fue diplomático senior especializado en el programa de América Latina en el Wilson Center. Después de graduarse de la Universidad de Virginia, como miembro del Servicio Exterior de los Estados Unidos, se desempeñó en consulados y embajadas en México, España, Brasil y Ghana. También fue jefe de derechos humanos en la sección de intereses en La Habana, y en 2012 fue nombrado director senior de asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional.

Juan González

Nacido en Cartagena, Colombia y criado en la ciudad de Nueva York, Juan González es Asesor para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos y Asesor Principal de Joe Biden en Asuntos Latinoamericanos. A cargo de la implementación de la política diplomática estadounidense en Centroamérica y el Caribe, González se ha asociado con Zúñiga en la misión de buscar soluciones a la crisis migratoria. Y a diferencia de su colega, que muestra un carácter más diplomático, la voz del colombiano no tiembla cuando se trata de Condenar abiertamente las violaciones de derechos humanos en su propio nombre. o corrupción en la región.

El vicepresidente Harris ofreció el lunes una reunión con el presidente Giammattei en Guatemala con miembros de su delegación.
El vicepresidente Harris ofreció el lunes una reunión con el presidente Giammattei en Guatemala con miembros de su delegación.Jacquelyn Martin / AP

Después de graduarse de la Escuela de Servicio Exterior Edmund A. Walsh de la Universidad de Georgetown, González se ofreció como voluntario del Cuerpo de Paz en Huehetenango, una de las principales áreas de envío de migrantes de Guatemala. Además, sirvió en la legislatura del estado de Nueva York antes de comenzar una carrera meteórica en Washington. En la capital estadounidense, el funcionario nacido en Colombia trabajó en el Departamento de Asuntos Occidentales del Departamento de Estado, trabajó en la Casa Blanca de Obama y Biden como asesor en temas de seguridad nacional y como subsecretario adjunto de Estado para Asuntos Hemisféricos. sirvió en el hemisferio occidental como miembro de la Comisión Bipartita del Hemisferio Occidental sobre Políticas de Drogas.

El resto del equipo

Además de Zúñiga y González, los dos rostros más visibles en Centroamérica de las políticas de Biden y Harris, la vicepresidenta hizo su primer viaje al exterior acompañada de otros cinco integrantes de su equipo:

  • Mazin Alfaqih, Asesor especial de Harris para la región del «Triángulo del Norte».
  • Nancy McEldowney, Asistente de seguridad nacional.
  • Y tres miembros del equipo de la oficina del vicepresidente: Michael Fuchs, subdirectora de personal de Kamala Harris, Kate Childs Graham, directora de discursos y Ward Dirksen, directora de programas de la oficina del vicepresidente.

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *