Un retrato atribuido a Goya hasta ahora resulta ser el del pintor puertorriqueño José Campeche

Un retrato atribuido a Goya hasta ahora resulta ser el del pintor puertorriqueño José Campeche

Un retrato de una mujer que se atribuyó originalmente al pintor español Francisco de Goya podría ser obra del puertorriqueño José Campeche y Jordania, nacido en San Juan en 1751 y considerado uno de los mejores artistas rococó de América.

La prensa puertorriqueña se hizo eco este viernes de la revelación sobre el cuadro de una anciana que se exhibe por primera vez en sesenta años en el Barber Institute de la ciudad inglesa de Birmingham.

Los puertorriqueños consideran a Campeche como el gran referente en el arte de la isla caribeña, que entre 1776 y 1778 fue alumno del pintor de la corte española. Luis Paret y el Alcázar, quien llegó a Puerto Rico exiliado por el rey Carlos III.

Como se reveló en las redes sociales The Barber Institute, originalmente se pensó que el trabajo era un retrato de Francisco Goya sobre su madre.

Señaló que los historiadores del arte que han seguido el tema creen que es realmente José Campeche y Jordan.

Desde el Museo de Arte de Puerto Rico, donde se exhiben algunas de sus obras, señalan que Campeche estudió latinidad y filosofía en el Real Convento de los Padres Dominicos, antes de tomar cursos de español. Luis Paret y el Alcázar.

Señalan que Campeche ha desarrollado especialmente pinturas religiosas y especialmente retratos, entre los que los especialistas creen que se incluye a la anciana.

Según los medios de la isla, investigadores como el Dr. Michael Brown del Museo de Arte de San Diego; La Dra.Rosario Granados, del Blanton Museum of Art en Texas (EE. UU.), Y Xanthe Brooke, que trabajaba en el Museum of Liverpool, concluyeron que el trabajo es de puertorriqueño.

El Director Ejecutivo de la Hispanic Society, Guillaume Kientz, confirmó que el retrato de la mujer sería atribuido a Campeche y Jordán.

El director de la colección del Barber Institute, Robert Wenley, dijo de esta obra que aunque se desconoce la identidad de la mujer representada, ofrece una mirada enigmática y poderosa que, «con una delicada paleta de colores, hace un retrato digno de admiración y disfrute «.

Hijo de un esclavo negro liberado y una española de Canarias, Campeche destaca por su estilo rococóo, el interés por el detalle y la ornamentación, con una paleta en la que predominan los tonos grises, azulados y rosados ​​influenciados por Paret y Alcázar.

Campeche dominó a la perfección el retrato y la pintura en miniatura, lo que lo convirtió en uno de los pintores más eminentes de América Latina. a finales del siglo XVIII.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *