Uno asesinado cada tres días desde que terminó la alarma

Uno asesinado cada tres días desde que terminó la alarma

Desde el 1 de Enero Hasta que 9 de mayo de este año (cuando finalizó la condición de alarma) han pasado 128 días. Durante este período, ocho mujeres murieron en ataques de la violencia de género. Bueno, desde el final de la alarma hasta ayer solo pasaron 29 días. En este segundo lapso de tiempo nueve mujeres perdieron la vida en manos de sus socios o ex socios, el último ayer. Estas cifras reflejan una realidad irrefutable: la frecuencia de ataques mortales de violencia de género ha aumentado desde la caída del decreto de estado de alerta, ya que un caso ha pasado de un caso cada 16 días cuando estaba vigente a uno de los tres. ya que no lo es.

La última mujer que aparece en estas estadísticas fue asesinada ayer en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Tenía 59 años y era de origen británico; su atacante, de 66 años y de nacionalidad española. El hombre le disparó con una pistola larga y luego se suicidó. Las primeras hipótesis sugieren que los eventos ocurrieron después de una fuerte discusión. Fue un guardia de seguridad de la urbanización en la que vivían quien alertó a la habitación 091 de los ruidos en la casa, ubicada en la calle Corzo, cerca de Casa de Campo.

Cuando ingresaron a la casa, los agentes localizaron los cuerpos sin vida del hombre y la mujer, con balas individuales en la cabeza y el pecho, según fuentes policiales.

También acudieron agentes de seguridad ciudadana para verificar los hechos y Grupo de delitos violentos científicos forenses así como agentes del grupo de Homicidios que están investigando los hechos. El arma con la que se dispararon los disparos estaba en casa. La Policía Nacional se hizo cargo de la investigación para esclarecer cómo sucedieron los hechos.

Desde que el Gobierno estableció estadísticas sobre víctimas mortales de violencia de género, 1.095 mujeres han sido asesinadas.

La mayoría son extranjeros

Desde 17 mujeres asesinadas Para sus parejas o ex parejas desde principios de año, nueve eran extranjeros (53%) y ocho, españoles (47%). Sin embargo, la mayoría de los atacantes son españoles: 15 de 17 lo son, lo que se traduce en un 88% frente al 12% de los extranjeros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *