Uno de los calamares | la tele

Uno de los calamares |  la tele

A suspenso es, en sentido figurado, un momento de tensión interrumpido para agarrar al espectador y, literalmente, “colgar sobre un acantilado”. El segundo tiene lugar en el cuarto capítulo de El juego del calamar; el primer sentido perdido con la implantación de esta barra de Siguiente capítulo que pocos habrán abortado aun sabiendo quién sobreviviría. Es difícil contentarse con una serie que parece estar basada en MSG y memes, los elementos más adictivos de la vida moderna.

Hay algo subversivo en el hecho de que el nuevo éxito de una plataforma que apuesta por crear entornos neutrales para que nadie se sienta excluido sea tan local, desde las galletas Dalgona hasta el título del juego, todo es inconfundible. También en eso es algo cutre, con planos y escenarios descuidados que parecen sacados del contenedor de cartón de Imaginarium. Pero en lugar de empobrecerlo, las faltas lo acercan, lo hacen menos feliz. A la hora de la ficción, que parece haber sido escrita bajo el dictado de un algoritmo, exuda una frescura despreocupada.

Desde que Robert Sheckley escribió en El precio del peligro En cuanto a un programa de concursos en el que un hombre arriesgaba su vida a cambio de dinero, la trama se ha repetido tanto en la ficción como en realidad. En alto Uno, dos, tres había parejas listas para ser arruinadas por un Talbot Solara o una ordeñadora mecánica, porque como Mayra repetía, “sí auto, auto; sí vaca, vaca ”. Poner en riesgo la integridad física por dinero para el disfrute de los espectadores se ha convertido en algo común. Lo emocional también. Esta semana, un candidato de Historia secreta, este Gran Hermano VIP Disfrazado de hombre de incógnito, reveló que tuvo relaciones sexuales en una funeraria. Nos damos cuenta de que ningún guionista ha sazonado la confesión de un suspenso nos hizo dudar de los signos vitales de su pareja.

Puedes seguir a EL PAÍS TELEVISIÓN en Gorjeo o suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Con solo tener una cuenta, puede leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.