US Open 2021: Alcaraz, historia al ritmo de la épica | Deportes

US Open 2021: Alcaraz, historia al ritmo de la épica |  Deportes

Carlos Alcaraz responde que no, que no tiene la impresión de ser un funcionario electo o algo así, sino que es simplemente Carlos, nada más, un chaval murciano que se encuentra con sus amigos en la plaza de la ciudad cuando puede. y sí, tiene cejas por ser el número uno en tenis, pero eso es esencialmente lo mismo de siempre. Nada de lujos, dijo. Los hechos, sin embargo, lo contradicen. Desde este domingo, el veterano Peter Gojowczyk vencido en octavos de final por 5-7, 6-1, 5-7, 6-2 y 6-0 (en 3h 31m), insisten en que el español -Frances Tiafoe o Fellix Augger – Aliassime para un lugar en las semifinales: está hecho de una pasta especial y va a la velocidad del rayo, hacia un espacio donde solo unos pocos privilegiados pueden caber.

Más información

Desde un principio, a sus 18 años y 123 días, ya es el jugador más joven en aterrizar en los cuartos de final del US Open desde que lo hizo el estadounidense Andre Agassi durante la edición de 1988, y es el más joven de la Era. de 68 años) desde que lo hizo el brasileño Thomas Koch en 1963. Además, con la confirmación de su explosión, deja otro rastro de precocidad, retomando el testimonio del estadounidense Michael Chang (1990) como el tenista más calvo en alcanzar la penúltima ronda de un gran. Es decir, pase lo que pase en los próximos días, volverá a casa después de hacer historia. Entonces Alcaraz puede estar equivocado en la respuesta.

En cualquier caso, su recorrido invita a pensar que su deporte ha dado lugar a otro proyecto excepcional, con un joven que, a diferencia de la hornada anterior, entró en la casa sin llamar a la puerta ni pedir permiso, dando un golpe con pie soberano. y derrocarlo. Aprovecha Alcaraz y su mano el aficionado, Nueva York, escenario de una irrupción como no se recuerda en el circuito masculino desde hace mucho tiempo. El brote ocurrió hace tres días, cuando derrocó a Stefanos Tsitsipas, tres del mundo, como introducción. Y ahora llega otro certificado, que el murciano también sabe sufrir y rechinar los dientes cuando juega, y que a pesar de su juventud sabe muy bien interpretar los partidos.

Si contra Tsitsipas resolvía el acertijo de aceleración en aceleración, vía recta y caminando fuerte, contra Gojowczyk el guión pedía bajar las revoluciones y jugar otra cosa. Otra historia. El alemán, uno de esos tipos que nunca pierde los estribos ni su lugar bajo ningún concepto, su flequillo intacto de principio a fin, se empuja en la cancha, sin dudarlo, golpeando la pelota muy fuerte y probando la serenidad del chico. . La advertencia llegó rápidamente: bombardeo. Es decir paciencia, paciencia y más paciencia. Sin perder ese punto de audacia y fuego que tiene, Alcaraz tuvo que recurrir a la mesura en el intercambio. Y, sobre todo, al escudo mental.

Desde el principio, todo le salió al español, como si estuviera arrastrando la inercia de hace dos noches. Disparó y empezó con dos rompe, nuevamente bailando y exponiendo recursos, como si fuera fácil, pero nada de eso. El circuito es una jungla que esconde un sinfín de peligros y entre esta maraña de jugadores que fluctúan en las profundidades del clasificación Aparecen rivales aparentemente inofensivos que pueden tomarse un buen descanso en cualquier momento. Gojowczyk (32, 141 a nivel mundial) no parecía ser una amenaza insuperable, más allá de la antigüedad y el kilometraje, pero tan pronto como vio hacia dónde se dirigía el problema, enseguida mostró su brazo y levantó un campo minado.

Del 3-0 a la respuesta, y de ahí al bofetón. Considerando el primer set, Alcaraz se dio cuenta de que tenía que afinar y seleccionar, lo que a veces es conveniente para ralentizar, leer e interpretar. No se llega al dominio por una única ruta. Es decir, el alemán necesitaba un respiro y rumia de bala de lado a lado para erosionarlo y despojarlo de esa zona periférica desde la que podía golpear cómodamente, por lo que esto ha sido aplicado y corregido. Alcaraz resistió cuando fue necesario, aguantó el temporal -salvó 11 opciones de quiebre- y supo golpear en los momentos precisos de un duelo muy duro, uno tras otro, la derecha muy violenta del veterano y la reacción feroz la de los españoles. , aclamado por la tribuna.

Pese al vendaval, se recuperó y aunque las cosas se pusieron feas, feas, dos sets a uno debajo y malestar en los cuádriceps primero, y Pausa En contra al inicio de la cuarta ronda se recuperó (0-1 a 4-1) y poco a poco apretó a Gojowczyk hasta que los músculos del alemán, también debutante en la octava ronda, dijeron basta. Recibió atención médica, pero sin poder ejercitar adecuadamente la carga aerodinámica, izó elegantemente la bandera blanca, agarrándose a la pista para no interferir con la victoria de un niño que sigue su camino. Apretó los dientes y se levantó de Alcaraz, que se ha ganado el derecho a soñar estos días en Nueva York.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *