Valencia rechaza las Fallas del coronavirus | Comunidad valenciana

Valencia rechaza las Fallas del coronavirus |  Comunidad valenciana

Valencia se despidió anoche de una de las Fallas más atípicas de su historia. El fuego consumió los apagones, comúnmente conocidos como coronavirus, un año y medio más tarde de lo esperado. Unos 700 monumentos, grandes e infantiles, fueron incendiados mucho antes que otros años para cumplir en la medida de lo posible (algunos se retrasaron) con el toque de queda actual. El virus lo cambió todo. Los comités organizaron una fiesta sujeta a estrictas normas sanitarias, con mascarilla obligatoria en los actos falleros, control de aforo, sin fiestas y con toque de queda de la una a las seis de la mañana.

Durante las cuatro fiestas, en las que la ocupación hotelera alcanzó el 60%, se vio en la calle una fiesta contenida, pensada para que los falleros terminen la fiesta dos veces aplazada y comiencen una nueva. Las Fallas fueron suspendidas por primera vez el 10 de marzo de 2020, pocos días antes de que se declarara el estado de alerta y la población fuera confinada por el covid-19, y sorprendieron a los organizadores con los monumentos terminados y listos para salir. en las calles.

Contenido del Artículo

Más información

El busto de lo icónico meditando, figura central en la falla del Ayuntamiento, efectivamente ya estaban instaladas en la vía pública cuando fueron aplazadas y tuvieron que ser quemadas en acto sin público porque era más complicado desmantelarlo para salvarlo que volverlo a poner en estado. en llamas, entonces la cabeza del yogui, quien es el que quemó esta noche de domingo. Diseñada por el artista urbano Escif y ejecutada por los artistas falleros Manolo Martín y José Ramón Espuig, esta falla se ha convertido en un icono de las Fallas de la pandemia, de resistencia a una crisis que ha golpeado a un sector festivo del que dependen miles de familias. , y el principal atractivo visual y turístico de la ciudad.

El resto de los monumentos estaban almacenados en amplias zonas de la capital, a la espera de ser quemados cuando el coronavirus se rindiera. La fiesta se volvió a aplazar para marzo de este año porque los objetivos de vacunación estaban lejos y se decidió trasladarla a la segunda mitad del año. Todo un viaje.

En la imagen, la
En la imagen, la «cremà» de la falla de la Plaza del Ayuntamiento.Monique Torres

Este domingo, cuando las fallas estaban llegando a su fin, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, se mostró convencido de que estos actos «no tendrán una reflexión significativa sobre el número de personas afectadas por la pandemia». Y añadió: “Los controles de averías funcionaron muy bien, y en el espacio público, que era un miedo que teníamos, sobre todo el sábado por la noche, no hubo problemas graves. Vimos algunas botellas grandes, pero no más que un fin de semana normal. Somos la primera gran ciudad que organiza sus fiestas de forma controlada ”.

Las atípicas Fallas -esta es la primera vez en la historia que se celebran en septiembre- se despiden con un puñado de incidentes y anécdotas. Comenzaron con el pie izquierdo cuando las tormentas eléctricas causaron estragos en la noche de planta monumentos el 1 de septiembre. Algunos cayeron al suelo y muchos resultaron dañados por lluvias torrenciales y fuertes rachas de viento, pero la fiesta continuó.

Más información

Estas fiestas falleras también han dejado una serie de anécdotas, algunas tan controvertidas como la decisión de la falla del Duque de Gaeta-Pobla de Farnals de perdonar las figuras de una mezquita y una media luna musulmana del fuego a petición del musulmán. comunidad. En el monumento Fallero, obra del artista Vicente Llácer, se representa la sátira con elementos de la cultura musulmana en torno a la figura de un capitán morisco. Según informó la comisión en un comunicado, tras un diálogo entre las Fallas y las comunidades musulmanas, «se ha resuelto el perdón», y las monedas serán entregadas a representantes de la comunidad musulmana valenciana.

Otras comisiones han utilizado la improvisación Creo que fet («Pensado y hecho», en valenciano) y diseñaron un rendimiento con gran repercusión en las redes sociales para criticar a la sociedad de consumo. En plus de Valence, ce dimanche des fallas ont été brûlées dans des villes comme Gandia, Torrent (avec un baiser lesbien de deux falleras au sommet d’un monument devenu célèbre), Sagunto ou Catarroja, qui ont également subi la tempête torrentielle de ce la semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *