Varias comunidades están plantadas y enfrentan salud debido a la imposición de nuevas restricciones

Varias comunidades están plantadas y enfrentan salud debido a la imposición de nuevas restricciones

Guerra abierta entre el gobierno central y las comunidades autónomas: este sábado, el Diario Oficial del Estado publicó un decreto del Ministerio de Sanidad que marca una nueva restricciones para la industria hotelera y para actividades nocturnas. Varios municipios han votado en contra de estas medidas y están haciendo un llamado a Moncloa, con la intención de seguir aplicando la normativa autonómica que estaban implementando.

Por ejemplo, la Comunidad de Madrid ya ha anunciado que apelará la decisión del gobierno ante la Audiencia Nacional. Así lo reveló el ministro de Justicia en funciones del Ejecutivo madrileño, Enrique López, quien acusa al gobierno central de invadir los poderes autonómicos.

Mientras se hace justicia, López advierte que se seguirán aplicando las mismas reglas en Madrid, porque en su opinión, son «técnicamente mejores» para contener el virus y «mejores que los propuestos por el gobierno».


En una situación similar, existe otra comunidad gobernada por el PP, Galicia. Tus servicios legales Analizan si la norma publicada este sábado por el BOE es vinculante o no. Mientras tanto, eso sí, seguirán aplicando sus propias reglas, según anunció Alfonso Rueda, vicepresidente de la Xunta.

Andalucía también se niega a seguir las órdenes de la Moncloa. Elías Bendodo, asesor de la presidencia del Consejo, le dijo al gobierno que no cuente con ellos «dar el golpe de gracia» en el sector hotelero, a riesgo de arruinar un sector ya muy afectado tras año y medio de pandemia.

Murcia Cataluña también votó en contra de las medidas del gobierno, mientras que el Consejo de Castilla y leon se abstuvo.

Un caso diferente es el del gobierno vasco, que ni siquiera participaste en el debate del Consejo Interterritorial. Por otro lado, el Partido Socialista de Euskadi quiso jugar el papel de mediador y aludió a una cláusula del reglamento publicada este sábado por el BOE.

Concretamente, se trata de una cláusula lo que permite «prestar atención a las especificidades que surgen en las comunidades autónomas en torno a diversos aspectos relacionados con las medidas de lucha contra la pandemia Covid-19». En otras palabras: que las comunidades puedan seguir haciendo lo que quieran.

La posición del gobierno central, en tanto, es clara: las medidas publicadas este sábado por el BOE son obligatorias, y lo serán hasta que la ministra de Salud, Carolina Darias, «Aprueba el final de su mandato», algo que también, como en teoría lo que ha pasado ahora, tendrá que pasar con el acuerdo del Consejo Interterritorial.

Según este estándar, la vida nocturna puede reabrir hasta las 2 a.m., prorrogables a 3 horas en comunidades que se encuentren fuera del nivel de riesgo o nivel de alerta 1. Actualmente se trataría de Galicia, Cantabria, Navarra, Extremadura, Comunidad Valenciana, Murcia, Islas Baleares y Canarias. El País Vasco y La Rioja se encuentran en el nivel de alerta 3 y el resto en el 2.

Ministra de Salud Carolina Darias.

Entre otras medidas, la norma estipula que el consumo de alimentos y bebidas en estos lugares (tanto interiores como exteriores) será sentado, con una separación entre las sillas de diferentes mesas de al menos 1,5 metros.

Estas premisas no puede exceder el 50% de su capacidad al interior; las terrazas exteriores pueden ocupar todas las mesas autorizadas, que a su vez solo pueden ser ocupadas por un máximo de 6 personas en el interior y 10 en el exterior.

Si el territorio en cuestión alcanza el nivel de alerta 2, la autoridad local puede considerar autorizar la apertura de lugares de vida nocturna con las restricciones que se ofrecen en el semáforo de Salud, reduciendo la capacidad a un tercio.

En cuanto a la industria hotelera, si el territorio está fuera de los niveles de riesgo, permitirá la mitad de la capacidad en el interior, Esto puede aumentarse en un 10% si se toman medidas para garantizar un alto nivel de ventilación y control de la calidad del aire.

En las terrazas exteriores, todas las mesas separadas por 1,5 metros pueden ser ocupadas y ocupadas por un máximo de 6 personas en el interior y 10 en el exterior. A lo sumo estarán abiertos hasta la 1 a.m. y dejarán de servir a la medianoche.

Las posiciones de las partes

Los principales partidos también se han expresado sobre esta polémica. Por el lado del PP, lo hizo el vicesecretario de política social del PP, Ana Pasteur, que exigió que el gobierno «no imponga por la fuerza» estas restricciones y lo acusó de actuar «con criterio político y no técnico», por lo que llamó al Ejecutivo a rectificar.

Porque los ciudadanos han hablado Bola de Edmundo, portavoz de la formación naranja, quien dijo que es «muy cuestionable» que estas nuevas limitaciones sean obligatorias cuando no han sido adoptadas por unanimidad, y acusó al ministro de haber generado inseguridad con sus cambios de criterio.

El PSOE, por su parte, atacó al gobierno de la Comunidad de Madrid. Hana Jalloul, su portavoz en la Asamblea de Madrid, desfiguró con su comportamiento al ejecutivo que encabeza Isabel Díaz Ayuso, declarando que «no es favorable no remar a favor de lo que dicen las comunidades» y lo invitó a sumarse al consenso.

Hoteleros, también contra

Los hoteleros, como era de esperar, se han enfrentado de frente a la nueva normativa emitida por el BOE. La organización mercantil Hostelería de España argumentó que las medidas «carecen de legitimidad» y calificar de “autoritaria” la actitud del Ministerio de Sanidad hacia las comunidades autónomas.

La organización emitió un comunicado en el que aseguran que el «concepto de consenso» está «distorsionado» como «un acuerdo o conformidad en algo de todas las personas que pertenecen a una comunidad», algo que no ha «nada que ver» con lo ocurrido el pasado jueves en el consejo interterritorial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *