Ver las caras de los demás | Opinión

Ver las caras de los demás |  Opinión
Un joven muestra una camiseta contra las tensiones políticas.
Un joven muestra una camiseta contra las tensiones políticas.TANIA CASTRO

Leí el último libro de Michel Onfray, titulado El arte de ser francésy estoy preocupado. No sé qué pensar. ¿Se han vuelto reaccionarios el nietzscheano de izquierda, el socialista libertario, el hedonista materialista? En una página lo parece y en la siguiente no. En un párrafo me convence y en el siguiente me insulta. Estoy seguro de que quienquiera que me enseñó tanto (y que fundó la Université populaire de Caen para luchar contra las ideas de Le Pen cuando pasó a la segunda vuelta de las elecciones de 2002) merece más que un juicio sumario. Pensándolo bien, te mereces más que una prueba. Merece una lectura atenta, un disenso respetuoso y mucho humor y calidez. Y también merecen estos intelectuales que nos enseñaron a pensar cuando apenas habíamos oído hablar de Spinoza o Cioran, de este lado del Pirineo (y que también se atrevieron a decir lo que pensaban cuando las consecuencias no se limitaban a ser vistos? redes)?

Más información

Dejemos de hablar malas palabras y tratemos de hablar correctamente. Una cosa es que este sistema de gruñidos que es el lenguaje humano no pueda expresar todos los misterios del Universo, y otra muy distinta que nuestras palabras se resignen a ser gruñidos de odio y miedo. Como dijo Ortega, para eso están las interjecciones. Y tal vez un conservador no es un «nazi» sino simplemente alguien que desea, por nostalgia o convicción, que las cosas no cambien demasiado. Podemos estar de acuerdo o no, pero considerarlo totalitario y genocida es por decir lo menos una exageración. Y tal vez un progresista no es un «estalinista», porque no aspira a una revolución violenta, ni a una gulagPero solo para que la riqueza se redistribuya mejor y se invierta más en salud y educación. Pero cuando el progresista llama al conservador «nazi» y el conservador llama al progresista «estalinista», ambos se vuelven, por reacción o por defensa, dogmáticos y violentos, lo que parece confirmar a posteriori los prejuicios que cada uno había proyectado sobre el otro. . En virtud de este círculo vicioso, los puntos de vista se convierten en puntos de vista.

«Felices los que no hablan, que se entienden», suspiró Larra en Las Palabras. Pero pronto se suicidó. Tenemos que hablar, como diría Beckett. Aunque hay que domesticar las palabras, porque estas, como Bucéfalo, temen a su propia sombra, que es el dogmatismo (entendido como la tendencia a reducir la realidad a consideraciones morales binarias). No se trata, por supuesto, de negar la posibilidad de ningún juicio, sino de esperar un poco, porque es imposible juzgar sin comprender, y porque es imposible manejar lo que no se comprende. Es mejor suspender el juicio, como recomendó Montaigne, y hacer una descripción cruda y genealógica de la realidad, como nos enseñó Nietzsche. Sin emergencia. Al contrario, es urgente darse tiempo. Es urgente dejar hablar hasta el final. Urge hablar más que discutir. Para llegar a la raíz, tienes que saber andar por las ramas.

Creo también con Erasmo, que vivió una época parecida a la nuestra, que «es sólo de la lengua que confiesa que vendrá el restablecimiento de la armonía». Y que la izquierda reconozca que estuvo mal demonizar a la derecha, llamándola «fascista», con la intención de diferenciarse de ella, en un momento en que la hegemonía neoliberal los había hecho prácticamente indistinguibles; que se equivocó al abandonar al trabajador medio y al nuevo precariado, para concentrarse exclusivamente en cuestiones de identidad; y que se equivocó en su enfoque de la educación y la familia, al adoptar posiciones posmodernistas, en las que persiste incluso después de que han demostrado ser muy armoniosas con el neoliberalismo. Si reconoces estos errores y muchos otros, tal vez la derecha reconozca que estuvo mal llamar “estalinista” a la izquierda, cuando sus profundas diferencias eran las más superficiales; que se equivocó al no saber oponerse a los nacionalismos apátridas más que a la esencia del nacionalismo estatal; y que se equivocó al considerar que la justicia social es una cuestión puramente ideológica, cuando debería ser una prioridad nacional, como reconoce Francia en el artículo 1 de su Constitución. De estos polvos estos lodos.

No soy ingenuo. Sé que somos molinos cuyas palas giran sobre el eje de nuestros intereses según el viento de las circunstancias. Pero tampoco estoy loco, porque sé que no somos gigantes condenados a matarse a palos. Soy realista y creo de buena fe que si nos acercamos un poco más, tal vez podamos vernos de verdad.

Bernat Castany Prado Es filósofo y profesor de la Universidad de Barcelona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *