Vera Jourova: «El bloqueo del poder judicial no es una amenaza para los fondos en España» | España

Vera Jourova: "El bloqueo del poder judicial no es una amenaza para los fondos en España" |  España

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova (56), presentó este martes el segundo informe sobre el respeto del Estado de Derecho en los 27 países de la Unión, un ejercicio anual que tiene como objetivo subir el listón de la exigencia en materia de respeto por los valores fundamentales, la independencia judicial y la pluralidad de los medios de comunicación. En entrevista con EL PAÍS y un reducido grupo de medios europeos, Jourova asegura que mantiene «un intenso diálogo con España» sobre el bloqueo político de la renovación del Consejo General del Poder Judicial, pero descarta que este problema temporal podría poner en peligro la llegada de fondos europeos a la economía española. Nacida en la parte checa de la antigua Checoslovaquia y criada bajo un régimen comunista, Jourova es particularmente sensible al grave deterioro de las libertades en ciertos países del antiguo bloque soviético, en particular en Polonia y Hungría, donde considera que ‘Hay problemas «inigualables por cualquier otro socio.

Pregunta. Después de la publicación del informe del año pasado, ¿ha habido alguna mejora con respecto a las deficiencias identificadas en ese momento?

Respuesta. Esta segunda edición del informe confirma ciertas tendencias en la dirección equivocada en ciertos países. Pero en el lado positivo, hay que decir que es un instrumento preventivo y hemos visto reacciones positivas en algunos países. Por ejemplo, en Bulgaria, que ha elaborado un plan de acción para abordar los problemas identificados en el primer informe. Con Luxemburgo, hemos tenido reuniones para discutir cómo establecer un consejo judicial en el país. Mantenemos un intenso diálogo con España sobre el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

pag. A pesar de este intenso diálogo con España, el segundo informe destaca los mismos problemas que el anterior. ¿Cree que España se merece la aplicación del nuevo reglamento sobre la condicionalidad del Estado de Derecho que permite recortar fondos europeos?

R. No voy a hacer ningún pronóstico sobre la aplicación de la condicionalidad en un estado miembro, pero sinceramente no veo un vínculo suficiente entre el problema en España, relacionado con el Consejo de la Judicatura, y una amenaza para la distribución del dinero europeo. Por supuesto, insistimos en el tema del CGPJ para buscar una solución permanente y no puntual. Y veo que las autoridades españolas están trabajando en ello, aunque por supuesto siempre hay que tener en cuenta la realidad política y la división de poderes que está en el origen del bloqueo de una solución para el Consejo en España.

pag. ¿Cuál es el vínculo entre el informe publicado el martes y la aplicación del reglamento de recortes de fondos?

R. El reglamento da por sentado un análisis en profundidad de cada país, con el fin de evaluar si existen violaciones del estado de derecho que podrían poner en peligro la distribución justa de los fondos de la UE. Este análisis no aparece en los informes de hoy. Pero estos informes son una importante fuente de información, muy útil para la evaluación que haremos en base a las reglas de condicionalidad. Pero no será el único. Habrá otras fuentes como la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude, la Fiscalía Europea o los informes Greco [del Consejo de Europa, sobre corrupción].

pag. El Tribunal Constitucional polaco falló la semana pasada que no son aplicables las medidas provisionales del Tribunal Europeo que suspenden parte de la reforma judicial en este país. ¿Qué hará la Comisión ante este atropello?

R. Este martes enviamos una carta a Polonia, dándole un mes para confirmar que respetarán las decisiones del Tribunal Europeo de Justicia, parando la actividad de la sala disciplinaria. [cuestionada por la Comisión]. Somos conscientes de que si respondieran que sí, violarían la decisión de su Tribunal Constitucional. Pero tenemos que actuar porque es extremadamente importante que el sistema funcione y una parte esencial del sistema es que se respeten las decisiones del Tribunal Europeo.

pag. ¿Y si dicen que no?

R. Le pedimos que responda antes del 14 de agosto. Si la respuesta no es satisfactoria o si vemos actividad en la sala disciplinaria, pediremos al Tribunal Europeo que imponga sanciones económicas, con multa o multas diarias. No habíamos actuado antes porque la sala disciplinaria había detenido su ejecución, pero cuando vimos que planeaba volver a trabajar en septiembre, reaccionamos.

pag. La Comisión tardó un año en reaccionar ante una decisión constitucional alemana que, en mayo de 2020, también se desvinculó del Tribunal Europeo. ¿No le preocupa que la aceleración contra Polonia alimente las quejas de ese país y de Hungría de que la Comisión está actuando con un doble rasero?

R. A lo largo del año transcurrido entre la sentencia constitucional alemana y la apertura de nuestro caso, hemos estado en contacto constante con las autoridades alemanas, que buscaban con gran interés una solución a la situación creada por la parada de Karlsruhe. [sede de la corte alemana]. Y es una costumbre no escrita de la Comisión no iniciar procedimientos de infracción cuando hay un diálogo abierto y hay una fuerte voluntad por parte del Estado de remediar la situación. Abrimos el expediente cuando no escuchamos más propuestas de Alemania para resolver la situación. Además, la decisión del tribunal alemán puede tener consecuencias graves y peligrosas a largo plazo, debido al riesgo de que se repita en otros Estados miembros. De ahí nuestro dossier. Pero la decisión de la Constitución polaca es otro paso negativo en una secuencia muy problemática y confusa de la situación del sistema judicial en Polonia. No es de extrañar que reaccionemos rápidamente. Jugamos mucho. Y la sentencia polaca puede tener consecuencias desde el primer día, no a largo plazo como la sentencia alemana.

pag. Aparte de Polonia y Hungría, ¿ve otros países donde la calidad del estado de derecho se está deteriorando peligrosamente?

R. Citaría a Eslovenia, por el tratamiento de los medios. Existe un problema, en particular, con la financiación de la agencia de prensa eslovena. Debemos respetar a los medios de comunicación porque son parte indispensable de nuestro sistema democrático. También hemos detectado problemas en países como Malta o Rumanía. Pero por el momento, no veo ningún país donde los problemas sean comparables a lo que está sucediendo en Polonia y Hungría. En Polonia y Hungría tenemos un problema de carácter sistémico, pero también de carácter acumulativo que afecta a muchas áreas. No creo que haya nada similar en ningún otro Estado miembro, aunque en algunos vemos tendencias negativas y por eso reaccionamos de inmediato a problemas específicos. Porque siempre es mejor prevenir que reparar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *