Violencia relacionada con la marihuana en Cataluña: agresiones, secuestros y homicidios relacionados con las drogas | Cataluña

Violencia relacionada con la marihuana en Cataluña: agresiones, secuestros y homicidios relacionados con las drogas |  Cataluña
Una plantación de marihuana desmantelada por el Mosso.EL PAÍS

En Cataluña se producen ocho narcoagresiones al mes entre organizaciones criminales dedicadas al cultivo y tráfico de marihuana: robos con violencia o invertido, como se llama en jerga para robar drogas a otro delincuente. «Hay más violencia potencial de la que realmente se ha manifestado», advierten los Mossos, en un informe que analiza en profundidad la violencia que provoca la marihuana en Cataluña, a la que ha tenido acceso EL PAÍS. La fiebre del oro verde ha hecho de la comunidad el jardín de Europa, fomentando la delincuencia local, atrayendo delincuencia extranjera y generando un mapa de redes de tráfico de armas o con fácil acceso a las armas, preparado para ‘s’ hay un detonante que hace subir la violencia, «actuar.

El informe de la policía catalana, de junio de este año, detalla los episodios violentos que se produjeron en 2020, donde los enfrentamientos no cesaron a pesar de la pandemia y el encierro. Los Mossos tienen 102 casos, la mayoría de ellos (96) agresiones relacionadas con las drogas. También señalan que desde 2018 se han cometido tres homicidios relacionados con la marihuana cada año, con 12 muertes desde 2016 (28 en total por narcotráfico en general). Además, hay heridos, extorsiones, secuestros y detenciones ilegales.

Más información

El análisis de Mossos se centra en los ataques por drogas. En la mitad de los 96 perpetradores, los delincuentes utilizaron armas de fuego, lo que resultó en disparos en 13 de los robos: 10 del atacante y 3 del atacante. También se utilizaron cuchillos (20% de los casos), y en otras situaciones (34%) utilizaron la fuerza y ​​amenazas con objetos contundentes como bates de béisbol, piedras o patas de cabra. El 75% de estos robos se produjeron entre las 7:00 p.m. y las 7:00 a.m. Más de la mitad de las plantaciones robadas eran viviendas (58%), ya fueran apartamentos, casas de cuatro vientos o casas adosadas, el 17% de las víctimas eran asociaciones de cannabis, el 11% eran invernaderos o campos, el 8% eran enfrentamientos en la vía pública y 5% en naves industriales.

Para los robos, las redes utilizan todo tipo de estrategias. Uno de los casos más comunes (17 casos) es el de la policía falsa: ladrones ingresan a la plantación gritando «policía», con chalecos reflectantes e incluso con paneles de luz en los autos. También se producen ataques de rebaños, y muchas personas entran a la fuerza en una plantación. O la técnica del comprador falso más elaborada: fingen que quieren comprar y luego roban o incluso roban dinero de sus compradores y no les dan la mercancía. En cuanto a las asociaciones cannábicas, se hacen miembros, estudian las instalaciones y luego las atacan. En algunos casos, organizaciones, como lo hace la policía con los delincuentes, marcan los autos que transportan marihuana a la guardería: escondites para evitar robos.

La consecuencia de los asaltos relacionados con las drogas, que según la policía son cada vez más frecuentes, aunque no brindan datos comparativos con otros años, es más armas en circulación para atacar y combatir. De las 27 redes criminales desmanteladas en 2020, el 47% tenía armas de fuego, y en el 11% de las plantaciones que intervinieron, también encontraron armas. El objetivo de los grupos criminales, continúan los Mossos, es «obtener el máximo beneficio posible». Y para ello usan la violencia como “represalia” contra otro clan rival, en “cambios en el equilibrio de poder” del control la droga, como “medida de defensa” o, si eso supone un “incremento del beneficio económico”, atacando a la competencia. Todo en un clima de impunidad, con un alto «número negro», porque las personas involucradas generalmente no denuncian.

Respecto a los homicidios, los Mossos destacan que en ninguno de los tres cometidos en 2020 el objetivo fue causar la muerte, pero que ocurrió «por el uso de la violencia descontrolada, la prisa en la agresión y / o el azar». En agosto del año pasado, entraron en Flix a dos cultivadores de marihuana. Ambos se escondieron en una habitación y uno de ellos murió por un disparo que lo alcanzó por casualidad, sin apuntarlo directamente. También en agosto, en Lloret, un hombre fue asesinado a golpes en una pelea anterior por deudas y liquidación de facturas por marihuana (había perdido un cargamento de droga y participado en un tiroteo en Serbia). Ese mismo mes, en Argentona, una pelea entre dos socios en un cultivo de marihuana terminó con uno golpeando al otro y el segundo repeliendo a muerte el ataque con escopeta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *