Vox deja en el aire la ley del PP de Ayuso para controlar Telemadrid | Madrid

Vox deja en el aire la ley del PP de Ayuso para controlar Telemadrid |  Madrid

El PP no tiene asegurado que Vox dé el apoyo necesario a la reforma de la ley de Telemadrid con la que la formación de Isabel Díaz Ayuso quiere controlar la televisión pública y destituir a su directora general. Los líderes de extrema derecha tienen «serias dudas» de que el proyecto de ley garantice una cobertura neutral, aunque el partido conservador espera superar estas objeciones a través de la presión que ejerce el cómputo parlamentario sobre el partido ultra: para detener la ley, Vox tendría que adherirse a la Voto negativo del PSOE, Más Madrid y Podemos.

Telemadrid, el servicio público como arma política

«No sabemos qué hará Vox», admite una fuente del PP. «Pero no creemos que la izquierda se vaya a unir para revocar la ley».

Este es el clavo caliente al que se aferra la formación conservadora tras ver la catarata de las reacciones negativas que una ley diseñada para medir el PP ha despertado en su única pareja posible. La reforma permitiría la destitución de José Pablo López, director de la entidad, contra el equipo de Díaz Ayuso. Al mismo tiempo, introduciría la posibilidad de nombrar un administrador provisional si no hay acuerdo entre las partes para nombrar a su sustituto (como parece previsible). Este cargo, finalmente, aseguraría el control de la televisión y la radio públicas en el PP: sería designado por mayoría absoluta (incluidos PP y Vox juntos); no tendría vencimiento; y no dejaría el cargo hasta después del nombramiento del nuevo CEO … lo que difícilmente se puede hacer sin las voces de la derecha.

Monasterio: «No estamos en esta ley»

«No estamos en esta ley», reaccionó al reunirse con Rocío Monasterio, la líder regional de Vox. «Si lo que vamos a hacer es convertir la televisión en un medio de propaganda para el partido gobernante, no podemos apoyar eso».

“Lo analizamos legalmente antes de evaluar qué posición vamos a tomar”, dijo la diputada Macarena Olona. “Ninguno de los dos negoció con nosotros, no nos consultaron”, recalcó. «En los casos en que el cierre no sea posible de inmediato [de los medios públicos, como propone Vox], o la reducción del gasto público, lo que exigimos sobre todo es que se respeten dos principios fundamentales: la neutralidad y la transparencia ”, recordó. «Dudamos seriamente de que alguno de estos objetivos se consiga con la reforma propuesta por el PP a la Asamblea».

«Decidiremos después de haber estudiado en profundidad la reforma del PP», concluyó el co-portavoz Íñigo Henríquez de Luna en el hemiciclo. «Lo importante es el fondo del asunto», dijo. “Si Telemadrid no es abierta, plural y austera, preferimos que sea cerrada. Si lo que quiere hacer el PP de Telemadrid es la televisión partidista al servicio del gobierno, que no nos busquen, porque no vamos a estar de acuerdo ”.

Llevar

Sin embargo, los partidos de izquierda dudan que Vox compense el desgaste al que lo somete el PP si finalmente decide detener la ley. Para ello, el partido del Monasterio debería votar con el PSOE, Más Madrid y Podemos. Un alineamiento que Ayuso está dispuesto a explotar, porque sabe que está abriendo una herida entre Vox y sus votantes cuando solo quedan dos años para las próximas elecciones.

Ya hay ejemplos. Monasterio ha pasado de apoyar la investigación de 5.000 muertes en residencias madrileñas durante la pandemia a oponerse a ella con una sola sentencia del presidente.

«Respecto a la decisión de Vox de unirse nuevamente con la izquierda contra el gobierno de la Comunidad de Madrid, y contra mí, les pido que lo reconsideren», dijo Ayuso, reuniendo los dos grandes fantasmas que acecharán a Vox durante la legislatura.

El primero. Aunque Vox tiene la clave del gobierno, como el PP no tiene mayoría absoluta, aprovechar esta posición de fuerza le obliga a votar junto a la izquierda. ¿La razón? En caso de que Vox se abstuviera, el PP seguiría imponiéndose, ya que suman más votos que el PSOE, Más Madrid y Podemos juntos.

Y el segundo. Ayuso hace furor entre los votantes de derecha, por lo que personaliza sus desacuerdos con el Monasterio, acusándolo de agredirla específicamente para que le sea difícil no apoyarla.

«La ley es una injusticia, y una injerencia en la libertad de prensa y la independencia de los medios de comunicación, para darles el director que quieren, de forma arbitraria», declaró ayer Hana Jalloul, portavoz del PSOE, tras haber conocido las obras de Telemadrid. Consejo. . “La gestión en Telemadrid es impecable; la pluralidad de su programación es impecable; el saldo de las cuentas ”, continuó. «Vamos a apelar contra la inconstitucionalidad de la ley, en particular por el procedimiento de lectura única», añadió, refiriéndose a que el PP consiguió que el texto se tramitara de forma urgente, sin abrir ninguna demora al resto de partidos para presentes enmiendas, que podrán ser votadas en el Pleno el 8 de julio. Y lo condenó: «Este es un asalto en toda regla a la televisión pública».

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter en Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *